domingo, 17 de mayo de 2009

FUERA DE JUEGO

Así me he quedado al salir de cuentas. Nunca pensé que el 15 de mayo de 2009 sería uno de los días más tristes de mi vida y sin embargo así ha sido. Pocas veces en mi vida he sentido, y probablemente nunca más sentiré, semejante desilusión. 8 meses de espera terminaban en un "No, no eres madre" y las hormonas impidieron incluir el "aún". Dentro de mi enorme desilusión no había sitio para la razón y por eso, a pesar de existir la certeza de que Lola llegará, para mi no había más certeza que la de que no estaba y me sentí como si nunca fuera a estar ¿por qué el fantasma de la incredulidad persigue mi felicidad? Siempre que un detalle empaña mi felicidad ese espectro aparece diciendo "era demasiado bonito para ser cierto".
En otras ocasiones esos temores pueden ser humanos y lógicos, incluso puedo buscarle el lado bueno pensando que denota modestia al creer que no me merezco tanta alegría, pero sobra decir que en este caso era totalmente absurdo y sin embargo una tristeza infinita me invadió.

Las hormonas, dicen. O digo. Quizá sí pero puede que no sólo ellas porque con el pasar de las horas y los días los temores reales han ido surgiendo ¿estaban ahí sin racionalizarlos y eran los verdaderos causantes de la pena o mi raciocinio me ha obligado a buscar causas reales a mi pena para no sentirme tan estúpida?

Sea como fuere me he dado cuenta de que mi gran ilusión por ser madre ha estado durante todo el embarazo generando espectativas mayores o mejores que la realidad no ha sido capaz de cumplir y que mis esperanzas, como es lógico, están puestas en las últimas experiencias que me quedan por vivir y por saborear: Quiero notar las contracciones y con la emoción de saber que esta vez sí son signos de parto, quiero mirar a Gon con lágrimas en los ojos o con la más amplia de mis sonrisas y decirle "ahora sí es el momento", quiero llamar a mi madre, a todos... Quiero vivirlo todo, paladearlo, pero... ¿y si no llega y me tienen que provocar el parto? No me quiero perder eso... ¿y si encima fuese cesárea? Un gran número de partos inducidos acaban en cesárea porque las técnicas usadas en muchas ocasiones provocan contracciones más fuertes y dolorosas que las naturales y esas contracciones pueden producir sufrimiento fetal...

Ya veis, poniéndome en lo peor llevo 2 días pero hoy no, hoy he salido a la calle y he caminado hora y media al doble de mi velocidad habitual ignorando las molestias y el cansancio porque la consecuencia lógica de ello es ponerme de parto así que... deseadme suerte que aún me quedan como 10 días de oportunidades para ponerme de parto natural.

9 comentarios:

raindrop dijo...

Otra cosa más que sabemos de Lola: que es una chica a la que le gusta hacerse de rogar (a más de un chico lo va a llevar de calle ;P)

Me dijo mi madre que yo también nací algo más tarde. Es que si no naces un 10 de agosto ya nunca podrás celebrar tu cumpleaños un 10 de agosto ;D
caprichos infantiles...

un besazo, guapa
estamos contigo

EL INSTIGADOR dijo...

Precioso post. Sólo deseo que tu parto sea bueno, que Lola salga contenta y que por fin os veais la cara y digais: por fin mamá; por fin hija mía.

Espero ansioso noticias.

Besos

SOLOYO dijo...

Gracias chicos por esttar ahí.

Martín, me has hecho llorar; has descrito exactamente... bueno, eso, así será.

Avellaneda dijo...

A veces las cosas se hacen de rogar, pero pronto estarás felíz y achucharás a tu hija una y otra vez para comprobar que está allí, que es ella y que vas a quererla todos los días. Mucho ánimo guapa, la espera es dura pero la recompensa será enorme :o)
Un beso guapa

patri dijo...

Si algo tengo claro es que llegará y entonces todo esto que sientes ya no importará.Sólo tienes que esperarla un poco más,tener paciencia...tómalo como un ejercicio de acumulación de paciencia.La necesitarás cuando esté aquí.
Ánimo guapa!

JOSÉ dijo...

Animo Lola que tengo muchas ganas de verte y daros un besazo a las dos, fenomenal ya tango 20 sobrinos y 2 sobrinos nietos suma y sigue...

Anónimo dijo...

Ánimo, sobrina, que no te queda nada. Los Martín somos de embarazos con prórroga y penaltis, al menos en algunos casos.

Luis.

julio dijo...

He estado desconectado unos días y casi me pares sin enterarme :)

Todo llegará. Relájate que será la mejor actitud para que todo fluya con naturalidad.

Un fuerte abrazo

JOSÉ dijo...

Una alegría verte tan feliz,y un besazo para las dos que os deseo lo mejor.